12 de julio de 2015

Etiquetas:

ALAMEDA DEL VALLE Octavo día

Comparte





Cuando nos levantamos nos encontramos la sorpresa de que el Zorro había atado todos nuestros zapatos y los había atado colocándolos en forma de zeta. Como de costumbre fuimos a la tienda del encuentro a ofrecer el día con la canción “Pongo mi vida en tus manos”. 

Después de los laudes y las tareas (baños, limpieza de campamento, limpieza de cacharros etc ...) empezamos las olimpiadas, que trataban sobre el “Señor de los Anillos”. Los niños se dividieron en dos equipos: “Fuerzas de la luz” y “Fuerzas de la oscuridad”. Ambos se enfrentaban y ganaban puntos para sus respectivos grupos de olimpiadas, el vencedor de la mayo ria e las pruebas fueron las fuerzas de la oscuridad. A continuación el agua de las duchas nos ayudaron a limpiarnos de las suciedad y del sudor. 

En la comida nos visitó Álvaro Maldonado, párroco de la Purificación de Nuestra Señora. La tarde se presentó un poco difícil y la jefa de campamento tuvo que reunirnos para recordarnos algunas normas del campamento y darnos un toque de atención:¡Lo necesitábamos! 

Después de los talleres hubo que recoger de nuevo el campamento porque no lo habíamos limpiado lo suficiente por la mañana. La Eucaristía fue el punto culminante del día. Tras la cena fuimos al campo cercano al campamento para la gran velada del Romell contra Montgomery. 

0 comentarios:

Publicar un comentario